jueves, 19 de abril de 2018

FIEL A TU ORNAMENTA



Imagen extraída de internet 


Me pone ese lado “Cabrón” 
que te sacan mis ganas 
y me deja en cuatro letras 
o a cuatro por detrás del desparpajo 
con el que siempre me callas.
Tan decidido a marcar tus iniciales 
como las cinco huellas que me avientas,
mientras juegas a ser jinete de mis crines 
y orador de esos berridos que te honran. 
Me pone ese lado “Cabrón”
que te saca mi luna llena,
me deja desprovista de mi piel de cordero
o lamiendo tu mano para que entre a mi madriguera.
Con la medida justa para mi cuello 
oprimes el clímax 
y aprietas en el último segundo
el botón de sigue y no pares.
Te pone ese lado “Cabrón”
tanto o más que a mí,
te deja erguido
o por encima de esos montes donde acechas 
y siempre terminas comiendo tu presa.
Me pone… ¡Cómo me pone!,
lo “Cabrón” que se te ve
cuanta más cabrona yo sea.


Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
Fiel a tu ornamenta by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.facebook.com/lujuriayerotismo/photos/a.1109805562493636.1073741830.1109746035832922/1112515095556016/?type=3&theater.

miércoles, 18 de abril de 2018

TRAS LOS OJOS DE UN GUERRERO




Ese, tu lado oscuro 
que dejas ver,
con caballeros de armaduras negras 
y corceles de hierro.
Jinete de cuarzos etéreos 
con ojos de lince al ras del cielo,
manejas el tiempo a tu antojo
con el viento de cómplice 
ondeando tus vidas,
para que se inclinen ciervas 
de lo que dictas.
Bajo tus pies,
se escriben historias paganas,
en ese campo de batalla de cemento
donde tus guerras te honran
y a las que te he visto dedicar 
tu momento más certero.
Transformas tu halo 
con cuerdas de cuero,
tapando tu rostro sincero 
y aquel corazón valiente 
que amortajado ríe al destino
sobre el diestro de su hombro cuerdo.
A ti, que te envuelve lo místico
y te haces legendario 
bajo la venia de los cuervos,
azota la copa que lidera tu estirpe
y entre paredes de piedra
vive por siempre,

mi fiel guerrero.

Autora : Ariel 

Dedicado a un gran guerrero del asfalto ,"Siscu ".



jueves, 15 de marzo de 2018

SOL EDAD



Imagen extraída de internet 


Ya no florecen margaritas en mi jardín,
sólo conservo alguna maceta de menta
para aromar mis días y
aquel clavel del aire
que tanta gracia te daba,
ya sabes,
por su empeño a vivir colgado a mi balcón.
Por cierto,
sigue empecinado en ser el único
que me ve despeinada,
según él,
nada presume de ser más natural
aunque el tiempo me vista como a él.

Ya no florecen margaritas en mi jardín,
los pajaritos pasan de largo y
hasta el sol madruga peñascos
en otros horizontes muy lejanos.
Cómo crees,
los inviernos relatan la costumbre
de dejar mis pies helados,
pero eso sí,
cuando vuelva la primavera
escribiré una carta al amor que nos tuvimos
y que se quedó a las puertas de nuestro otoño.
Pero no creas estoy a disgusto,
al fin y al cabo, son sólo margaritas
y mientras hay quienes las deshojan
yo les hago versos,
 y para eso,
mejor ausentes.

Ya no florecen margaritas en mi jardín,
puede que no les guste el encierro
y prefirieron mejor unos ojales
de algún viajante soñador.
Algunas salpican óleos contra mis rincones
y en un jarrón ajado por el tiempo
duermen sus pinceles.
Dicen que sueñan con un jardín,
aunque dudo sea el mío.
Si tuviera que decir que más extraño de ellas,
sería como cuando niña mis yemas lucían de abejas,
mientras volaba entre sus campos
aduciendo que de mayor
tendría un jardín así.
Sabes,
yo no las culpo,
si fuera como ellas
preferiría volar en el último soplo de un aire frío
a morir en la interrogante de alguien sin valor.

Ya no florecen margaritas en mi jardín,
pero dime:
-y aún me quieres?

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
Sol edad by Mariana Regueiro . Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/03/sol-edad.html.




jueves, 8 de marzo de 2018

A TI, QUE TE LLAMAN MUJER



Imagen extraída de internet


A ti
que duermes en los colores del arco iris
que se pintaron en mis ojos,
amarillo como el maíz que creció en mi seno,
deja que tu corazón te hable sobre mi memoria
que no es más que la tuya haciendo juego.
Siéntate sobre mi regazo a pescar estrellas,
las mismas que están bordadas sobre tu lienzo.
Deja que te hable bien bajito
de los cuentos de nuestra historia,
no hay más que brujas con un mismo rostro
en las llamas de un universo que nos hace fuego.
Sé, que puedes escuchar cómo te canta el río
mientras con mis manos enjuago tu pelo,
qué no es más negro que el mío
o que aquella noche ancestral
de la que el viento ha escrito.

A ti
que guardas bajo tu falda
mares rojos de mis cuencos
y masticas hojarasca seca de
mis brotes de sueños,
rompe cadenas de desarraigo
como lágrima de cántaro nuevo.
Bajo el chopo de las penas
que queden todos los llantos,
sabré lamer cicatrices de cortezas de antaño
y a tus labios
mi saber decorará silencios.
Más nunca calles mis latidos,
déjalos correr bajo el puente del descreído,
por si sólo hablará mi tiempo.

Cuando llegue tu hora
alza tu mirada al cielo,
allí mora guardiana la luna de nuestro credo
la misma que nutre el ópalo sagrado
propio de la matriz que tu amor crea.
Tú que vives dentro del hombre
y te llaman mujer,
a ti,
que te he elegido
hermana de las raíces de
esta tu madre tierra,
hónrame que yo
 te venero.

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
A ti, que te llaman mujer by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/03/a-ti-que-te-llaman-mujer.html.


FELIZ VIDA PARA TODAS . 




viernes, 2 de marzo de 2018

LA CAJA DE PANDORA




¿Nunca te he dicho lo bien que se te ve,
cuando te dejas amar?
Te entregas al antojo de la tarde 
sin oponer resistencia,
recostado en las arenas de mi ruedo
donde las riendas,
las pone tu dueña.
El último rayo de sol perdura en tu vientre,
sonrojando la lentitud
que trae mi pelo desde tus tobillos.
Así quiero amarte,
sin prisa.
Para mirar como tus rasgos cobran vida
y son los olores un plato fuerte
para comer entre sábanas.
Complace este gusto que tengo de ti,
deja que tus aguas se hagan de mi boca
y deshaz ese nudo
que en mi garganta te ahoga.
Suelta tus gemidos a merced de mis uñas,
eso sí,
no esperes compasión de esos labios
que creías dulces.
Dictan de ser los peores.
Ellos saben la justa medida del delirio,
aprietan unas ansias desmedidas
y le dan paso al bocado
que te dejará su condena.
No puede ser más precisa,
quien de burlas sabe por zorra
y entre todas
las que tú nombras,
la más lasciva.
No dejes teja la prisa,
ni des paso a una muerte rápida.
Que el gusto se quede prisionero
a puertas abiertas,
gota a gota,
seré yo quien me coma tu vida. 
Autora: Mariana Regueiro. Ariel
Licencia de Creative Commons
La caja de Pandora by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

domingo, 25 de febrero de 2018

EL DÍA DESPUÉS




 Imagen extraída del grupo Pesc-Arte 
https://www.facebook.com/pescartebarcelona/


Nos les valió
de nada esconderse.
El destino
cuando quiere encontrarte,
te encuentra.
Aunque tenga que emprender
un viaje simultáneo,
donde el pasado se camufla
de un hoy embustero
que no reniega jamás de su cargo.
Atraviesa monigotes desvalidos
equívocadamente ilusionados
y aunque parezca despiadado,
se apiada.
Despiertas en plena autopsia
a corazón abierto
y te tragas mariposas
sobrevivientes a más de una primavera.
A ellos,
los encontró desnudos
entre algunos versos sin autoría,
resistiéndose a una muerte segura
y de un sabor
puede decirse, más que amargo.
Apocalíptico,
el día después que sus besos
supieron debían
abandonar aquellos labios.
Desventurados en una tierra inhóspita
casi al borde de lo inocuo
les llegó su hora.
Pero también hubo un antes,
siempre los hay,
ahí se hincharon de miradas
tras los montes de clausura,
que los supo mantener a salvo.
Si buscamos un culpable,
digamos que, a este,
lo rompió el azar.
Y sí, es cierto,
el amor no caduca,
pero puede que desde siempre
tenga sus días contados.

Autora:Mariana Regueiro. Ariel 




viernes, 16 de febrero de 2018

SPIRIT



Imagen extraída de la página . Pesc-Arte 
 https://www.facebook.com/pescartebarcelona/



Entre su mitad y la de ella,
habitó un beso,
que se quedó a los cuartos
de la inexistencia entre
lo que pudo ser
y lo que ya todos conocemos.
Perdido
 bajo el ceño de su propio reflejo,
vagó por los vértices de su locura
y pretendiendo ser tan cuerdo
como libre,
se reinventó.
Huérfano,
por decreto y no por elección,
bostezó los sueños pedidos de otras bocas,
mutilando los espacios en blanco
y mientras caía
 se disfrazó con la capa roja de aquel deseo,
que lo creó.
Ante los palacios de lo imposible  
pidió la mano al destino
y le contó una breve historia de amor,
la suya,
la única que podría sobrevivir a su holocausto.
 Y es ahí cuando regresó a sus labios
decidiendo inmolarse por amor,
valiente por derecho,
murió.
Puede que no haya sabor más dulce
que el de su muerte,
y allí donde se fragua  la voz de lo eterno
sólo duerma
por bostezar algún día en otras bocas.
Pero esta vez,
no sea suya
sino tu historia.

Autora: Mariana Regueiro. Ariel