viernes, 16 de febrero de 2018

SPIRIT



Imagen extraída de la página . Pesc-Arte 
 https://www.facebook.com/pescartebarcelona/



Entre su mitad y la de ella,
habitó un beso,
que se quedó a los cuartos
de la inexistencia entre
lo que pudo ser
y lo que ya todos conocemos.
Perdido
 bajo el ceño de su propio reflejo,
vagó por los vértices de su locura
y pretendiendo ser tan cuerdo
como libre,
se reinventó.
Huérfano,
por decreto y no por elección,
bostezó los sueños pedidos de otras bocas,
mutilando los espacios en blanco
y mientras caía
 se disfrazó con la capa roja de aquel deseo,
que lo creó.
Ante los palacios de lo imposible  
pidió la mano al destino
y le contó una breve historia de amor,
la suya,
la única que podría sobrevivir a su holocausto.
 Y es ahí cuando regresó a sus labios
decidiendo inmolarse por amor,
valiente por derecho,
murió.
Puede que no haya sabor más dulce
que el de su muerte,
y allí donde se fragua  la voz de lo eterno
sólo duerma
por bostezar algún día en otras bocas.
Pero esta vez,
no sea suya
sino tu historia.

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 


martes, 13 de febrero de 2018

AMAMUS





No siempre el amor,
fue amor.
Hubo un antes,
sin rastro de ser
ni ninguna identidad establecida.
Quizás un instante
o algo parecido
a siquiera nada.
Se antecedió a la chispa divina
y hasta podría decirse
que a su mismo pensamiento.
Antes de ni siquiera ser,
padecía.
Desconocía el llanto,
pero hete aquí
que su primera lágrima
desembocó en vida.
No hubo brote más verde
que aquel que tradujeron sus ojos,
ni brisa más suave
que aquella que pronunciara su nombre.
Y así supo de si,
y lloró,
lloró,
lloró tan fuerte como posible le fue.
Entonces ya hubo un después,
con un sinfín de antes
y un certero ahora.
Cantó el primer pájaro,
se sabía su melodía;
olía a lirios eternos
que con su baile se componían
y se hicieron todas las madrugadas
a los pies de cada noche completa de armonía.
Debió de ser su tiempo perfecto,
un lapsus entre corazonada y corazonada,
o a no ser que fuera
un dèjá vú de la fuente de su alma,
de allí dónde provenían todas sus lágrimas.
No sé si fue el séptimo día
pero es así cómo lo recuerdo,
porque fue el día que lo nombré
y él me dijo:
“Te amo, vida mía”.

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
Amamus by Mariana Regueiro Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/02/amamus.html.

"Amamus" , en latín : " Tenemos amor" 

Poema dedicado a todas las personas que han pasado desde mi primer latido de vida ,
" Feliz día del amor y la amistad " 



lunes, 12 de febrero de 2018

VOLVER AL CORAZÓN






Puede que hoy sea un día de esos
para echar de menos,
o tal vez hasta de más.
Si mal no recuerdo
los menos nunca nos fueron habitués
o lo que, si fue más,
fue un nosotros.
Es cierto que nunca recogí los recuerdos,
te los dejé al lado de la mesa de noche
junto a los versos de Gibrán
y la última pieza que me regalaste.
Aún puedo ver tus cristales empañados
o eran mis ojos,
lo más probable fueran ambos
y sólo me confundiera
la bruma de un mar desconsolado
 por no llegar nunca a tu orilla.
Así y todo, elegí
y tú dejaste que lo hiciera.
Desde entonces no me he perdido
ninguna puesta de sol,
todavía me queda por encontrar la última
y quizás sea ahí
donde vuelva a encontrarte,
si es que aún se nos es permitido
un final.
Aquí fuera,
vuelve a hacer frío.
Ya sabes hoy es un día de esos
en los que vuelvo a echarte de menos
y no puedo abrazarme a los recuerdos,
te los dejé a ti,
junto al pañuelo de los sentimientos
que jamás volvieron a sonarme igual.
Si alguna vez
se cruzan nuestros sueños,
siéntate a mi lado
y miremos juntos
el último de todos los atardeceres.
Pero antes de que vuelva a elegir,
"Recuérdame".

Autora: Mariana Regueiro, Ariel 
Licencia de Creative Commons
Volver al corazón by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/02/volver-al-corazon.html.



jueves, 1 de febrero de 2018

FEBRERO





Ven juguemos a amarnos
los veintiocho días del mes de febrero,
con besos vespertinos
tardes entre mantas y medias tres cuartos;
y sin decirnos hasta mañana
comernos sus noches
hasta madrugarnos en caricias desveladas.
Que me despierten esos versos sin rasurar
para hacer de las siete letras del mes del amor,
sólo poesía romántica.
Quiero la habitación 407 con vista a tus ojos
bajo el calor corporal de mis piernas
atadas a tus costumbres,
hincharnos de flechas a tiro preciso
sin contar los días que quedan,
sin medir lo de paso que te queda mi infierno.
Deja que respire por tus poros
todas las partículas de mis vientos
para doblegarte como el junco hasta mis labios
y hacer de lo que siempre fue más corto
un camino zigzagueante a lo que le sobra el tiempo.
Que no quede estación que no se dé por bien sabida,
que al amor no le importa si nieva
o escalda el sol sobre su cama
o sobre la mía.
Robemosle un mes al año,
secuestremos corazones de helio
y dejemos a buen recaudo lo nuestro
en algún árbol que nos recuerde.
Inventemos los tres días que nos falten,
 hagamos un puente entre lo que quisimos
y las ganas que siempre nos dedicamos;
y crucemos tomados de los te quiero
o abrazados de los que siempre callamos.
Ven juguemos a amarnos
 los veintiocho días del mes de febrero,
donde bien nací para que lo hagas
y sin ponerle ningún fin,
saltemos al siguiente
y hagamos de marzo

 el mes donde duermen los enamorados. 

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
Febrero by Mariana Regueiro . Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/02/febrero.html.


jueves, 18 de enero de 2018

GALAXIA PARA EL AMOR



Siempre lo supo,
sus ojos coleccionaban estrellas.

Un limbo con velo
le tapaba sus noches
y en su eternidad
orbitaba una galaxia
sólo para ella.
Fusionaron sus sueños
en siete mil trozos de penumbra
y un corazón como un sol
alineando bajo su dedo
 aromas en partículas.
Sinfonías de versos
cantaban latidos infinitos,
mientras componía de esa tristeza
un claro de pensamientos
con ocho cuerdas de viento
y una escalera de litio
para asomarse a verla.
Tras una cenefa de nube y polvo,
 los confines del sentimiento
 su única entrega.
Ameritaba
despertar bajo el amanecer de su vientre
viajando más allá del tiempo
sólo por hacer de un soplo,
una promesa.
Fluía su travesía
en coordenadas tras un recuerdo
y bajo aquel mismo cielo
una niña lo miraba a los ojos. 

Autora: Mariana Regueiro. Ariel

domingo, 7 de enero de 2018

MADRUGADAS DE ENERO






Amanece y no es poco,
cuando hay huellas
que eligen quedarse
a dormir en su piel.

Inevitablemente,
todo pasa a ser pasado,
salvo aquel instante
que se rescata del tiempo
para hacerlo eterno.

Entonces,
cada diez campos
florecen girasoles
y un manojo de sueños
se posa en sus ojos.

Le dicen,
sólo es uno más
y le permiten dormir
quimeras en su pecho.
Que hagan silencio los sauces
y no lloren sus penas.

No temas,
el amor no envejece
 te encuentra siempre distraído
con los dedos entrelazados
y un manojo de sueños,
suyos, tuyos,
nunca prestados.

Bajo el alero que tapa los inviernos
quedaran planetas de colores
dibujados en aquel mes de enero
desde la roca donde siempre
le esperas.

El viento no calla
se acuesta en su ausencia
y sobre el lado izquierdo
sollozan las sombras.
Vuelven a calzarse sus ganas 
pero el insomnio le pierde
y en su recuerdo se queda.

Del lado derecho,
su corazón.


Amanece y no es poco.


Autora: Mariana Regueiro.Ariel 

Licencia de Creative Commons
Madrugadas de Enero by Mariana Regueiro Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/01/madrugadas-de-enero.html.