sábado, 27 de diciembre de 2014

EXISTENCIA ABSTRAÍDA



Tanto y Nada…

De nada tanto más se hacía,

sin tanto cada vez más vacía.

Diurna desconsolada,

bitácora prometida;

noctámbula en consorte,

falacia prometida.

Claudicaba en la oda al verso

y en su verso de amor se moría.

Venas de inclemencia en líneas desleídas.

Seca furibunda, tanto más lejana

tanto más cerca su condena padecía.

Tanto y Nada…

De nada tanto más se vestía

y sin tanto desnuda desfallecía.

Mostacillas de filigrana,

despuntaba dormida;

alveolos truncados,

desmembraban su ira.

De canto cortaba transverso su aire

y en su filo se reflejaba abatida.

Goteaba litio la oscuridad entristecida.

Ausente figurada, tanto más lejana 

más de cerca su razón se perdía.

Tanto y Nada…

De nada tanto más se veía,

 sin tanto al final solo desparecía.

Autora : Ariel


sábado, 20 de diciembre de 2014

Y SI HABLAMOS DE AMOR...





Dicen que no se puede amar en dos días o en tres o tal vez en cuatro. Que  nadie puede amar en tan poco tiempo a nadie y que si lo dices pecas de mentiroso. Que para amar se   necesita tiempo para conocerse, para ver que nos gusta del otro y que no, o para ver si en verdad se es compatible con la otra persona para que pueda surgir un sentimiento.

Pero como podemos creer que el Amor se pueda medir en tiempo o espacio, si el tiempo  en si no existe. Para lo que a unos un minuto pueda ser eso un minuto, para otros puede ser años luz. Entonces… ¿Cuánto equivaldría tan solo una mirada o un suspiro? En verdad creemos que el corazón sabe de tiempos o quizás sabe mucho más que nosotros mismos, porque no está coaccionado por ningún concepto inducido.

Dicen que no se puede sentir Amor por aquello que no  podemos tocar, oler o saborear; que es tan solo una ilusión de tus mismos deseos de aquello que necesitas tener o sentir. Según este razonamiento no se puede amar si no acariciamos  el cuerpo, o no saboreamos los besos y mucho menos si no lo olemos para ver que esencia tiene aquello a lo que le entregaremos nuestro amor. Entonces me pregunto… ¿El amor se toca, se saborea o se huele o tan solo se siente? Y desde allí se comienza a tocar, a saborear y a oler.

Dicen que no se puede sentir Amor más que por una persona. O sea que una vez que la encuentras, te enamoras y es para toda la vida. Y como el corazón podría entender eso, que solo está destinado a amar a un solo ser y si ese amor se termina es difícil que vuelva a amar otra vez. O como en esta sociedad tan obtusa alguien podría entender que se puede amar a más de una persona a la vez. El amor no entiende de razones ni de imposiciones, tan solo vibra y cuanto más lo hace más se expande. De no lograr entender esto vienen los celos, las culpas y las envidias. El amor es tan solo eso amor, puede sentirse en mayor o menor vibración pero jamás dejará de ser amor.

Cuando entendamos que somos un todo y que todos estamos conectados en este mundo y fuera de él, como eslabones de una misma cadena destinados a los mismo a amar. Y cuanto más nos amemos a nosotros mismos, veremos que el sentir viene de dentro y que necesita que lo expandamos para poder vivenciarlo.

Dicen que si buscas a quien darle tu amor  es por la necesidad de sentirte querido y en defensa de esto diré, que el que sabe lo que es el amor porque lo ha vivido en todas las instancias posibles ya no puede vivir sin dar y gritarlo.

Dicen que si amas debes retener al ser amado, mantenerlo sea como sea tu lado para que ese amor perdure. Si amas lo harás por encima de todo hasta de ti mismo y con esto me refiero a que no dejarás que tus propias necesidades encarcelen al otro ser, porque sino eso sería querer y ahí entraría nuestro ego en juego. El amor no ata ni encarcela, el amor libera y en la partida ama más que nunca y es feliz al ver el vuelo del otro.

A veces creo que soy de otro planeta, pero luego voy encontrando a otros que aman como yo, fuera del tiempo, del espacio, a todo ser que me rodea.

Me enamoro cada día de esta vida y amo sin poder callarlo, en un grito que rompe todos los silencios y viaja a la velocidad de la luz.

Te amo a ti, si a ti y a él y a aquel que aún no conozco; amo la tierra, el cielo, el sol, la luna, los árboles, las piedras, a todo como un todo y en él me amo yo misma.

 Todos estamos aquí por una razón y en una búsqueda incesante, pero ese es otro tema y lo dejaré para el siguiente escrito.

                                                                                                                               Los ama Ariel

http://mardepoesia.ning.com/grupos/el-divan-de-ariel/forum/y-si-hablamos-de-amor

sábado, 13 de diciembre de 2014

Una Navidad como cuando vivía Mamá


Hoy será Navidad, pero en mi casa hace años que ya no se festeja. A pesar de que mis hermanos, Miguel y María, aún son pequeños, sé que nuevamente les espera un día normal y corriente.

Desde hace tres años cuando murió mi madre todo cambió, mi padre ya no adorna la casa como solía hacerlo y a la hora de la cena de noche buena nos deja solos para irse al bar. Cuando regresa viene con olor a alcohol y tan mareado que solo puede llegar a su cama.

Revivo estos pensamientos mientras me mezo en la silla de mi madre e intento traer a mis recuerdos cada detalle de las navidades junto a ella. Mis hermanitos eran muy pequeños y no pueden recordarlo, por lo tanto no saben lo que es esa noche, todos reunidos en familia. Parece como si la estuviera viendo con su delantal floreado, guisando cosas ricas en la cocina. El olor de la carne en el horno y la salsa de la receta de la abuela, me invaden todos los sentidos. La mesa tan impecable puesta con las decoraciones con velas rojas. Todos juntos riendo y cantando villancicos al lado del árbol lleno de regalos. Y luego de las doce ella los repartía y nos miraba con ilusión al vernos abrirlos. Después, se sentaba con los tres al lado del fuego para contarnos historias del espíritu de la navidad mientras, mi padre tocaba el violín con sus ojos llenos de felicidad. Nunca más volví a ver ese brillo en sus ojos desde aquel día fatídico.

Ese día cuando ella partió me dijo: -Helena, recuerda siempre que yo viviré en tu corazón.

Esas palabras resonaban mas que nunca en mi mente y de repente sentí un calor intenso en mi pecho. Corrí al desván fui por el árbol y los adornos y decoré la casa lo más rápido que pude antes que mi padre se levantara de su siesta para irse al bar. Busqué la receta de la abuela y tuve suerte de encontrar carne en el congelador. Mientras preparaba la cena tendí la mesa con los mismos detalles que ella lo hacía. Sólo me faltaban los regalos, así, que tomé cosas de mi habitación que a mis hermanos les encantaban y las envolví para regalo. Y para mi padre envolví su violín que esperaba guardado hace años en un baúl. Llamé a mis hermanos y les dije que se vistieran para una fiesta. Yo sólo llevaría de gala el delantal floreado de mamá. Sus caritas de asombro al ver la sala eran impagables.

Y de pronto se levantó mi padre y al ver todo el preparativo se puso a llorar, me abrazó y me dio las gracias.

Esa noche tuvimos una navidad como cuando vivía mamá. Mientras abrían sus regalos yo les contaba sus historias y mi padre tocaba su violín con ese brillo nuevamente en sus ojos.

Dedicado a mi Madre.

                                                                 
                                                                Autora: Ariel


jueves, 27 de noviembre de 2014

OJOS DE ARENA , BOCA DE SAL

Anoche caminé descalza por la orilla de tu playa.
Siguiendo las huellas, que me dejó marcada tu fragancia.
Mi pecho cabalgó  sobre las crines de mi aura
Al sentir tu voz, que entre sueños me llamaba.
No hubo cerrojos ni ventanas, para mi cerradas
Y me hallé desnuda, temblando, con mi piel aún mojada.
Mis ojos de arena en la oscuridad te palpaban
Y sin poder verte, mis lágrimas te imaginaban
Sé que en el amparo de tus brazos caí enamorada,
Mientras tus dedos mi pelo enredado por el viento peinaban.
Quedando la timidez de mis senos al descubierto de tu mirada,
Una cálida luz sonrojaba con su matiz mi cara difuminada.
Era el fragor que emanaba de tu sonrisa ilusionada.
Por la cornisa de mi boca de sal, tus besos me acariciaban,
Amándome tus ‘te quiero’ cuando el mundo solo callaba.
En un giro delicado, el sin fin de mi cintura se mareaba.
Venerando en mi cuello con un suspiro tu ternura
En puntas de pie, tu sudor con el mío bailaban.
Mientras la miel con tu tacto se derramaba.
De la constelación de mis lunares en cada puerto arribabas,
Hasta mis tres marías, donde eras tú quien me colonizaba.
Siendo tu lengua peregrina la que por mis hangares divagaba,
Tendida la morbidez de mis gemidos, al éxtasis se alaban.
Para llenar por siempre los vacíos de las noches entre tus sábanas.
Ojos de arena, boca de sal, de tus sueños eternamente se adueñaban. 
Autora:Ariel 

Licencia de Creative Commons


LEYENDA DE UN AMOR .Letra y montaje de vídeo Ariel


Hurto de Libertad de Kike Gómez Saavedra . Montaje de vídeo : Ariel (Poema ganador del 1er Certamen Poético de Mar de Poesía en Facebook)


domingo, 23 de noviembre de 2014

TRECE MARIPOSAS TORNASOL



Tras los pedales de una máquina de coser se gestaba en mi vientre,
Semilla del verde de la vida brotaba su inocencia en un nuevo amanecer.
Pechos secos de otros labios, se humedecían en el sabor del milagro
Derramando la pureza de sus ríos, para impregnarte de mí ser.
Sus ojitos pintaban el color de la esperanza en un puente a la tristeza,
Danzando las miradas, en  las nueve lunas que su nana cantaban.
En los brazos de la ternura, se acunaba la aurora en campos de algodón,
Oliendo a los azahares de la piel de tu blanco candor.
El beso de un ángel se quedo dormido entre los genes de tu  rostro,
Marcando de miel el ave maría, de un gloria en la lira de tu tez.
Manecitas de lino, tocaban  las teclas del piano del corazón,
Balbuceando la balada de un sentimiento a los pies del amor.
Y en la cuna se arroparon los recuerdos entre pétalos de gardenias en flor,
Aleteando en el claro de tu sonrisa, trece mariposas de color tornasol.
Autora : Ariel 

Te ama mamá .

Encuentro Poético y Musical de la Asociación Aires de Libertad , en Valencia Alzira . Diseño del cartel: Ariel


MUERTO EL POETA EN SU POESÍA


La pluma se perdió en el punto del final de una poesía
Quedando entre los versos palabras que no fueron escritas.
Entristecidos los sonetos , se arrodillaron en una plegaria vacía
Muriendo un poeta en alas de la melancolía.

Yermos oscuros  bramaron en los cielos haciéndole compañía
Dejando un tintero seco , por las falacias prometidas
Huérfana la ignorancia deambula aturdida
Desquiciada del lastre  que la lleva a su propia agonía.

Escudriñando la humedad entre los sueños de una rima
Lastimosa la lengua en el mármol , la piedad la compadecía.
Recitaron su obra entre los claustros de su cripta
Oliendo a desamores sus coronas ya marchitas.

Fúnebre la marcha  en su métrica su razón perdía 
Arañando las piedras , con la sangre su epitafio escribía.
Lapidaba el silencio  mientras la memoria se quedaba dormida
Una cala se acostaba en su lecho y en su amor yacía.

Se resecaban las hojas del libro de una vida asida
Velando por el olvido , en horas mustias  de miradas perdidas.
La parca por última vez sus poemas en rezo de vientos  le leía
Y en puñados de su polvo lo sepultaba su propia poesía.

Autora: Ariel

EL ÁRBOL DE LA VIDA


Del pico del pájaro errante soy semilla inerte en vuelo,
Vuelo en caída estrepitosa a la simiente de la tierra.
Tierra que me recibe en su seno surcando mi memoria,
Memoria que refresca la frescura de aquella gota .
Gota absorbida por su centro , que se hace agua  en mi boca,
Boca que en su palabra se enraíza , en el rito que evoca.
Evoca una danza al cielo y con los hilos del sol brota.
Brota en tronco tierno , con el brío verde que me trastoca.
Trastoca el sotavento una caricia en el rostro  de mis hojas,
Hojas que se enlazan entre ramas , invadiendo los sueños que me tocan.
Tocan los ángeles sus arpas ,columpiándose en la sinfonía que el viento sopla.
Sopla el espíritu del ancestro  sentimientos que en ti  denotan,
Denotan sus palabras en tu corazón haciendo frondosa su copa.
Copa embebida de halo celestial, que se extiende dando cobijo en su sombra,
Sombra del que mecen los adornos de la creación  de su fruta roja.
Roja es la llama que el manto de su savia la vida reclama,
Reclama a los rayos de la luna  , el canto de un hada melancólica.
Melancólica se zambulle la luna en la copa ,hojas , ramas y en la raíz explota;
Explota el amor en el árbol de la vida  que en tu alma se forja .
Forja un nido para aquel pájaro , que cambió mi destino  con su boca.

Autora : Ariel 

viernes, 7 de noviembre de 2014

ENTRE LA AURORA Y ORIÓN


Corazón empecinado que buscaba sin vigilia,
entre arlequines moribundos un sollozo frustrado.
Retrasaba el sol su salida, mientras la luna tras el monte se escondía,
cantaba la aurora bajito, mientras las puertas del cielo se abrían.
Sonrosados  dedos,  doblaban las olas del océano azulado,
nostálgica la tiara  bendecida con la pluma de un pájaro  ufano.
A ciegas el cinturón de Orión caminaba por sus aguas,
mientras ella con su toga de rosario al logo le oraba.
Entre granos de arena, se volaba la pena en la nebulosa del engaño,
desgarrando el pecho el inframundo se sentaba a esperarlo.
En carro de fuego viajaba su amor exultante,
como si fuera su arte esquivar al maldito destino.
Se alineaban los planetas en el bordado de su vestido
y de sus lágrimas las perlas se hicieron estrellas al borde del camino.
Mientras el mundo a oscuras rodaba sin eje,
se citaban en secreto los amantes  entre la noche y el día,
Para abrazarse  a escondidas, de puntillas sobre las tres Marías.

Autora: Ariel 


domingo, 19 de octubre de 2014

ALAS DE LIBERTAD

De una crisálida pendías hamacándote en el olvido,
la seda de tu traje en las pléyades del infinito.
Arpillera ante los ojos ciegos del complacido,
en el árbol genealógico sin raíces donde eras indistinto.
Abre tu capullo resecándose el recuerdo ante el sol peregrino,
ya ha llegado la hora que los minutos habían perdido.
Son las manos del milagro, que te devuelven el albedrío.
Vuela amor, vuela en aras de tu propio destino...
Llévate mis alas de mariposa, con la ilusión de mi corazón aguerrido.
No mires atrás, deja que te lleve la noche en su silbido,
donde las estrellas blanquecinas titilen nuevamente nuestros latidos.
En el arco del triunfo de los siete colores de su iris,
posa tus besos en la partitura de lo presentido.
Mis labios beberán de la cábala, que se suma a tu sonrisa
en las cuatro estaciones que la natura marco sin prisa.
Vuela amor , vuela en contra del viento para abrazar mi alma...
Que mi pelo flameará en la brisa de tu alba.
Y en el reflejo del océano planeará tu libertad,
siendo mi corazón en tu corazón, en vuelo a la felicidad.

Autora:Ariel



MELODÍA SIN ROSTRO -DECLAMACIÓN-


MELODÍA SIN ROSTRO


Danzan, danzan las almas sin consuelo…
En el umbral del bosque de los sueños,
tararea una canción una mujer vestida de negro.
Laberinto ensortijado de los cabellos;
unos dedos tocan el arpa a las puertas de su infierno.
Tras las máscaras de los abetos se resquebrajan los cielos,
jugando al escondite una risa niña huele a incienso.
Danzan, danzan las almas sin consuelo…
Se reverencian en los giros de mi falda de terciopelo,
tararea una canción una mujer vestida de negro.
Escalera de caracol pendida de un hilo al viento,
comenzando donde termina el fatídico deceso.
Yace fría la sangre en los empedrados sin suelo,
gritos de dolor atraviesan ajando mi pecho.
Danzan, danzan las almas sin consuelo…
Donde el ocaso duerme en el féretro de la aguja sin tiempo,
tararea una canción una mujer vestida de negro.
Se escribió una pieza de agónicos tormentos,
en el pentagrama de las venas con las notas del averno.
Ojos blancos pidiendo  clemencia al ángel del velo,
donde el silencio musita sus versos eternos.
Danzan, danzan las almas sin consuelo…
Caminando entre los sueños por el campo de los muertos,
tarareando una canción vestida de negro.

Autora : Ariel 
Dedicado a la niña de mi sueño ...


lunes, 13 de octubre de 2014

MUTISMO




Callarán las madrugadas,

Del ansia de tenerte
Sin saber si estas presente
O ausente en el exilio.
Aún seguiré callando...
Me olvidaré de los pretéritos
No sabiendo conjugarte,
Ni en el verbo infinitivo.
En el arte del silencio,
A sabiendas, que podría perderme,
Me llevaré la maestría de amarte.
Aún seguiría callando...
En un ápice de locura,
Quedó en el andén la cordura
Sin maleta de viaje.
Ya la boca no pronuncia,
Analfabeta la declaro
Como si fuera la culpable,
Para no tener que juzgarme.
Aún sigo callando...
En un acuerdo tácito,
En el eco de las palabras
De mi corazón clandestino,
Sonámbulo vuelve a nombrarte .

Autora: Ariel

Licencia de Creative Commons

El POETA Y SU ORQUÍDEA NEGRA

martes, 2 de septiembre de 2014

EL ÚLTIMO TANGO -Mi declamación-


EL ÚLTIMO TANGO


En la penumbra de una sala que evoca el sentimiento,
Un violín llora en sus acordes su lamento.
La rosa de su pecho en su ansia se desangra,
Ocultando la mirada bajo el ala del sombrero.
Tacos de aguja que desbordan la pasión que anuncian,
De la grana de su boca un hilo de humo lo convoca.
Girando en el vuelo de sus hombros los deambula,
Deslizando su tacto por el púlpito de su espalda.
Pondera altiva su belleza provocando sus sentidos.
Es su mano que se ciñe, al compás de su cintura
Quitando  el aire donde calló la alondra.
Entrelaza sus dedos a la piel curtida por su hombría,
El bacán con su perfume la enamora.
Las teclas de un piano confabulan en la entrega
Aventando el saco, con la pena que lo asiste.
La seducción se sirvió en la copa de vino que lo embriaga,
Para beberse el alma en su último conjuro.
De carmín se pintó el tallo, con el rouge de sus labios,
Mordiendo entre dientes la pasión de un aliento.
Entre taco y quebrada se fraguaba el deseo,
Donde el tajo de la falda lo aprisiona a su desvelo.
Las caderas  se ciñeron a los giros de su estampa,
Para dejarlo caer de su boca hasta su pecho.
De su pierna atrevida una liga le regala
Descubriendo el arte que el amor baila.
Bajo la lira de una luna eclipsada;
La última pieza de un bandoneón, en los versos se declara.
Silenciando la noche las luces se apagan;

Muere el tango del desamor, en los brazos de su amada.

Autora: Ariel

Licencia de Creative Commons