domingo, 8 de marzo de 2015

YO SOY MARIANA , YO SOY ARIEL.



Hoy desperté con la bendición de ser más mujer que nunca; de mi memoria corrieron ríos de sangre que llevan mi nombre en cada gota.
Nací, como bien dijeran muchos, en cuna de oro. Hija de un matrimonio que se amaron como pocos, volví a ver en este mundo. Desde muy pequeña me enseñaron el significado del amor, y lo vi plasmado en sus besos y sus “te amo” mientras se tomaban de las manos jurándome que jamás se separarían. Tuve una infancia hermosa, con cuatro hermanos mayores de matrimonios anteriores, y con dos sobrinos con los que me críe.
 Con el esfuerzo de ambos, estudié en un colegio privado hasta terminar el secundario. A los dieciocho años perdí a mi padre y empecé a trabajar para ayudar a mi madre, mientras estudiaba en la universidad la carrera de Publicidad que nunca pude terminar.
A los veintiún años me casé y fui madre por primera vez. A partir de allí comencé a transitar un camino de penurias y alegrías, mientras iba madurando junto a mi niña. Cuando mi madre enfermó, tuve que dejar mis estudios. Llegó mi segunda hija y seguí luchando en un país que me lo hacía cada día más difícil. Quedé embarazada de mi tercera niña, pero lamentablemente, mi madre murió un mes antes de dar a luz.
Habiendo perdido todo lo material, decidí subirme sola  a un avión  rumbo a un país desconocido, con una bebé en los brazos y las otras dos prendidas de mis ropas. Dejé mi tierra, mi casa, vendí todas las cosas que mi madre me había regalado para que mis nenas vinieran con ropita nueva y nos les faltará nada en los comienzos. Las vi llorar al dejar sus juguetes, sus mascotas, nuestra familia y amigos. Pero nada me detuvo, sólo mis ganas de forjar un mundo mejor para ellas me mantuvo en pie. Aquí, en completa soledad, le hice frente a la depresión, la enfermedad, incluso correr el riesgo de ser por años, una indocumentada. Trabajé de lo que pude, aun cuando nunca lo había hecho, fregando casas, cuidando niños, abuelos.  Cada día me iba haciendo más fuerte.
Me enfrenté a mis miedos, al machismo, al maltrato; levanté la cabeza, bien alta, y proseguí. Cuando la soledad quiso llevarme a la locura, encontré mi árbol y me sané de todo lo que acarreaba desde años.
Al fin volví a sentir el abrazo y el amor que de niña me habían dado. Aprendí a mirarme al espejo, y a través de la imagen que me devolvía, fui moldeándome; sólo necesitaba mirarme y amarme. Cambió mi cuerpo y mi mentalidad; me liberé de todas las ataduras que me habían impuesto por años.
Aprendí a no tener miedo, a defenderme, a amarme, y a hacer lo mejor que sé: dar amor.
Empecé a escribir y me di cuenta de todo lo que podía hacer en este mundo virtual para ayudar a otros, enseñando todo lo que sé. Me descubrí en la tierra como sacerdotisa; en mi árbol y en el mar, como esa sirena que siempre he sido más allá de esta vida. Vi tantos milagros y me han dado tantos regalos… no podrían imaginar todas las cosas que vieron mis ojos y que quizás muy pocos han logrado ver. Me siento muy afortunada con este universo,  por eso jamás, pese a todo, dejaré de dar amor. Siempre he amado con intensidad, hoy mismo sigo haciéndolo, y si tuviera que dar mi vida por ello, lo haría sin dudarlo.
Ariel no nació de un cuento, Ariel no es un dibujito, Ariel nació de la unión de dos mundos por esa constante necesidad de  contar y ser.
Siempre, por amor, fui escalando; por amor a mi hija mayor caminé entre los muertos, me rodearon ángeles, liberé y sané con mis manos, y fui tierra, agua y árbol.
Caminé entre la nada, y en la nada me hice fuerte desde el amor. Hoy soy más mujer que nunca para vivir por y para el amor.

Mujer y sirena YO SOY. Mi nombre es Mariana, mi nombre es Ariel.

                                                 Autoras: Las dos 




4 comentarios:

  1. Un bello trozo de ti el que hoy nos regalas... un abrazo.
    Reme.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Reme por pasar por los trozos de mi vida. Un beso Ariel

    ResponderEliminar
  3. Narras tu historia con valentía y esperanza...encantada de conocerte

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Isabel , yo también estoy encantada de conocerte .Te dejo el enlace de mi comunidad de poesía por si gustas entrar. Un beso Ariel
    http://mardepoesia.ning.com/

    ResponderEliminar